Un refugio a 10 minutos del centro

Hugo Avila es instructor de vuelo libre y hace diez años que trabaja intensamente en el proyecto turístico Águila Blanca. Viajó por todo el mundo con su actividad, vivió siete años en Alemania y finalmente decidió afincarse en La Rioja al pie de la montaña. Aspira a que los riojanos entiendan que se puede vivir del turismo.

El vuelo es su pasión y la practica hace más de dos décadas. Hugo Ávila fundó hace 25 años la escuela de vuelo libre Águila Blanca, donde instruye en aladeltismo y parapente. Dice que el nombre que lleva la escuela es del ave que mejor vuela.

“Yo competí en aladelta y tuve la posibilidad de viajar por muchos lugares del mundo. Siempre tuve el sueño de formar mi escuela y un lugar para brindar un servicio turístico”. explicó en diálogo con DataRioja.

Contó que también anduvo por distintas parte de la Argentina como Mina Clavero, Bariloche, el Bolsón, Tierra del Fuego, entre otros lugares a donde lo llaman por su trabajo de instructor.

A fines del 2000 volví a La Rioja con su escuela y con la idea de hacer un emprendimiento turístico e invertir y sembrar la experiencia de lo que vivió en el mundo. “Cuando comencé en esto parecía un loco, la gente me decía que estaba loco en hacer esto”. Hoy tiene 10 cabañas con capacidad para 50 personas y brindan diversos tipos de servicios y asesoramiento a los turistas. Organizan cabalgatas, alquiler de bicicletas, cuatriciclos, paintball, alquiler de 4x4 y de autos. Apuntan al turismo nacional e internacional.

“Las cabañas me juegan en contra que no están muy cerca del centro y me juega a favor que estoy a pie de la montaña, es algo único. Y hoy es uno de los complejos más grandes de la ciudad de La Rioja”, aseguró.

Ávila logró unir el turismo a su pasión que es el vuelo. “Hoy por hoy soy el único que brinda vuelos en aladelta y parapente. En el país soy el único que tiene escuela de aladelta. Y dos o tres mail nos llegan al año de Nueva Zelanda, Australia, buscando piloto”, explicó y agregó: “al viajar tanto por el mundo nos hemos convertido en un referente del tema”.

También comentó que, en promedio, recibe para volar 60 extranjeros al año. Por las cabañas llegan unos 50 extranjeros al año. Sobre todo alemanes. “Y por supuesto la masa de turistas nacionales donde estamos promocionando”, agregó.

Ávila también comentó que trabaja con Turismo de la provincia en materia de capacitación, tanto para que se pueda brindar un mejor servicio integral como también lograr que la comunidad tome conciencia de que el turismo genera recursos. De hecho Ávila también se convirtió en guía turístico y además tendrá a cargo la guía de los turistas alemanes que lleguen a visitar el Parque Geológico en Sanagasta.

Para describir lo que muchas veces son obstáculos señaló: “con las cabalgatas, por ejemplo, a veces no encontras quien brinde el servicio pero si vas por la ruta cada un km te cruzas con un caballo suelto”.

“Aunque la provincia tiene muchos atractivos turísticos, nos falta difusión global, en todo el mundo y concientizar a la sociedad riojana que del turismo se vive”, expresó el instructor y promotor turístico.

FUENTE: Redacción DataRioja 13/ 03/ 2013